viernes, 19 de julio de 2013

Otro pajarillo que se me escapa de entre los dedos.

Como el humo que se desvanece, así han quedado mis esperanzas.

Este año no pudo ser tampoco.

Me he quedado la séptima de mi tribunal con seis plazas. Con dos nueves en las dos partes del examen.

Pero mi sueño no se ha roto. Mi sueño sigue. Algún día se hará realidad. Ahora no. Quizás en otra ocasión.

Por ellos, por mis niños, seguiré soñando.