sábado, 13 de julio de 2013

Enseñar a los niños a ser responsables: 4 claves para las familias.

¡Hola a todos! no me olvido de vosotros. He andado ocupada en los exámenes y ahora que han pasado, tengo un poquito más de tiempo para añadir más entradas y poco a poco ir arreglando los vídeos, que no sé qué les pasa y no se pueden ver. Intentaré pasarlos a otra plataforma. Sobre las pruebas no puedo deciros nada más que estoy todavía a la espera de los resultados finales.

Hoy os cuelgo unos buenos consejos sobre la responsabilidad.

Navegando por la red, encontré en el estupendo blog de Mireia Torrent un artículo perteneciente a Laura Reyes en Educando Por la Red donde se nos ofrecen 4 puntos clave para enseñar a nuestros hijos a ser responsables.

Me ha parecido muy interesante y os lo copio y lo transcribo por aquí:


Los padres siempre preguntan si existe una fórmula para saber cómo educar a sus hijos. Luego de analizarlo con detenimiento les comparto estas 4 claves:


1. QUE APRENDAN QUE CADA ACCION TIENE UNA CONSECUENCIA. Desde el pequeño niño que derrama el vaso con agua en la mesa, y su madre le pide que limpie el líquido, hasta el joven que quiere salir el fin de semana y no respeta la hora de llegada,  y se le castiga ya que se le advirtió que de no llegar a tiempo se le prohibiría salir la semana siguiente.  La única condición aquí es que se le haga consciente de que él es el responsable de remediar lo que ha hecho (en el primer caso) y que también es responsable de que no consiga las cosas si no cumple con las reglas (en el segundo caso).



2. QUE APRENDAN A DEMORAR LA GRATIFICACION INMEDIATA DE SUS DESEOS.  El impulso de los niños es hacia obtener lo que necesitan inmediatamente. La labor de los padres consiste en irles enseñando a esperar por las cosas, ya que es necesario que aprendan a moderar sus impulsos biológicos. El caso de un niño de 5 años que hace un berrinche mayúsculo cuando no se le complace de inmediato en  La Tienda y la madre termina comprándolo para evitar que el niño siga haciendo el escándalo. Saber ser paciente y tolerante cada vez que tenemos una necesidad, evita que hagamos niños y jóvenes agresivos, impacientes, intolerantes y groseros, que pretendan salirse con la suya a como dé lugar.

El padre que le presta las llaves de su coche deportivo al hijo que no es responsable y termina atropellando a un peatón, debido a que iba borracho con sus amigos. La hija adolescente que quiere irse a una pijamada a casa de una amiga que no conocen bien sus padres. Y que sin ninguna consideración miente y se va sin permiso. Porque está acostumbrada a hacer lo que se le da la gana…


3. QUE APRENDAN A DAR ALGO A CAMBIO POR LO QUE RECIBEN. Esto se refiere a que los hijos aprendan a ganarse las cosas con su esfuerzo, compromiso, atenciones y luchando por las cosas. Conocí una madre de familia que todo le daba a su hija desde pequeña. Incluso le compraba cosas que la niña veía en las tiendas y que le llamaban la atención, sin siquiera pedirlas. Con los años, esta niña se volvió una joven soberbia, grosera, exigente que no entendía por qué tenía que dar algo a cambio de sus caprichos. Los padres que  piden a los hijos desde pequeños que colaboren con sus padres en el negocio con un horario determinado, que apoyen en el cuidado de los más pequeños, que hagan mandados, o labores del hogar, forman personas responsables.



4. QUE APRENDAN A AGRADECER POR LO QUE TIENEN. Cuando un padre da algo a sus hijos, lo hace pensando en ofrecerle quizás lo que él mismo no tuvo. Debido a eso, da de manera desmedida, sin que al hijo le parezca necesario agradecer lo que su padre tuvo que hacer para comprarle algo. Lo malcría mucho el padre que no le enseña al hijo a reconocer que detrás de un regalo, un privilegio, hay un ser que pagó algún precio por ello. Desde su esfuerzo diario en el trabajo, sus desvelos, su vida entera, Pero a sus hijos no les queda claro la importancia de reconocérselo. Pero quien debería reconocerlo primero es el padre que da lo mejor de sí.


Y por último, me permito la licencia de añadir un pequeño comentario a este texto:

CONFIAD EN ELLOS. Dadles pequeñas responsabilidades, hacedles sentir importantes, hacedles sentir que confiáis en sus capacidades y su valía, hacedles sentir que creéis en ellos y ofrecedles pequeños retos que veáis que vayan a suponer un pequeño esfuerzo pero que van a poder conseguir; pequeños retos alcanzables. Y si no sale, no pasa nada, que ya les saldrá la próxima vez. La consecución de pequeños retos de forma regular les hará valorarse más, mejorar su autoestima y mejorar su sentido de la responsabilidad.
Y como retos me refiero a lo que cada niño necesite: a algunos les podemos dejar prestado algo de valor que manejar (bajo nuestra atenta mirada), a otros les puede suponer un reto el simple hecho de saber demorar un premio, otros hacer alguna tarea, etc.

En nuestra clase teníamos un lema: EL "NO SÉ" NO EXISTE.

Quizás suene un poco vehemente, pero nos funcionaba. Todos éramos capaces de todo, algunas veces mejor, otras veces peor, pero podíamos. Y eso hacía que tuviésemos confianza en nosotros mismos y en nuestras capacidades, lo que redundaba en el sentido de responsabilidad de nuestras propias acciones.

Confiad en ellos. Os sorprenderán.