sábado, 23 de febrero de 2013

LA IMPORTANCIA DE LEER EN CASA

Si queremos que nuestros hijos acojan con naturalidad, alegría y placer el hecho de leer, creo que resulta necesario inculcarle ese amor por la lectura. Cuando hablo de lectura, no se trata de leer simplemente un texto de un libro, sino de asociar sensaciones agradables a los momentos en que nuestra mente, las mentes de los niños, dedican a descifrar lo que hay detrás de cualquier soporte que contenga información visual a través de imágenes, símbolos, dibujos, o letras: estamos en una tienda e intentamos descifrar las letras de su nombre, buscamos palabras en una camiseta, en una bolsa, un cartel..., ampliamos la historia del cuento que tenemos en las manos a través de la interpretación personal de las imágenes, observamos dibujos y los describimos, encontramos letras en un texto, leemos el cuento que tanto le gusta, etc.

Creo que es importante hacer de la lectura un momento de placer y juego. Y dedicarles su "ratito especial" a los niños a través de un cuento es facilitarles mucho la apertura a un mundo maravilloso que podrán encontrar en los libros y la lectura en general.

Algunas cosas que se pueden hacer:

- contarles un cuento antes de dormir. Si utilizáis grandes dosis interpretativas y exageráis voces y tonos, tened por seguro que les encantará.
- dejarles un ratito solos con el cuento para que lo disfruten y rememoren por si mismos en la cama después de habérselo contado.
- hacer del momento del cuento antes de dormir un juego: podemos jugar a sorprenderles con un cuento nuevo, a adivinar de qué cuento se trata, a elegir su cuento favorito, etc.
- hacer de la visita a la biblioteca un momento agradable, asociarlo con salidas que les gusten: al parque, un paseo..., sacarles el carné y que interactúen por sí mismos con los bibliotecarios sacando los libros que quieran.
- hacer de la compra, alquiler, elección del un cuento un ritual, un momento mágico donde tienen el poder de tomar sus propias decisiones sobre sus gustos.
- aprovechar algún momento en que no sepan qué hacer, estén aburridos, para dedicarles toda vuestra atención leyéndoles algún libro, cuento, texto, album ilustrado, etc. Con unos minutitos basta.
- los hermanos mayores pueden leerles a los pequeños, a los mayores les gustará la atención de los peques y los peques admirarán a su hermanos que ya saben leer.
- ofrecerles gran accesibilidad a cualquier soporte que permita la lectura, en especial los libros. Tener los cuentos a mano, o estar rodeados de libros y facilitar su acceso ayudará a que recurra a ellos en momentos en que no sepa qué hacer o decida hacerlo.
- repetirles su cuento favorito y que os lo cuente. Seguro que se lo saben de memoria.
- utilizar los momentos en que percibáis que estén más receptivos o relajados y capaces de mantener la atención.
- establecer una "rutina" en que ellos sepan que "toca el momento del cuento".
- atender a sus preferencias, buscar cosas que les gusten, temas que les interesen, personajes, tipos de libro, etc. No tiene sentido imponerles cosas que no les gusten.
- si no muestra interés en la lectura de libros, buscad otros formatos donde necesiten leer o "decodificar información": carteles, juegos digitales, nombres de juguetes, dibujos animados, etc. Enseñadles que a través de la información que nos proporcionan los títulos, nombres, gráficos, etc., pueden dominar, moverse, conocer..., lo que necesiten saber para interactuar y desenvolverse más autónomamente (por poner un ejemplo, si yo sé que dándole al botón ON, el aparato se enciende, tengo que encontrar dónde pone ON. O si dándole al 3 en el ascensor, llegamos a la tercera planta, busquemos el número 3 para pulsarlo).
- por último, deciros que todo esto requiere su tiempo. Si queréis transmitir o inculcar amor por la lectura, eso requerirá parte de vuestro esfuerzo y vuestro tiempo.

El amor por la lectura no se transmite únicamente dándole un libro a un niño para que lo lea, sino que se trata de crear una afición a través de todo lo que le rodea. Haced que disfrute con la elección, con el momento de relajación, de intimidad, con papá o mamá, o con los hermanos..., con las texturas del libro, con su olor, con sus ilustraciones, con sus colores, con placer de pasar las páginas, con las infinitas posibilidades que ofrecen los formatos de las editoriales, con los personajes protagonistas, con sus aventuras, con lo que imaginamos que podría pasar más allá del libro..., en definitiva, creando buenos momentos que recordará con cariño a lo largo de su vida.

Para ampliar un poco, aquí tenéis el enlace a un documento de la Junta de Andalucía donde podréis encontrar algunos consejos sobre el hábito de la lectura en casa. Sólo tenéis que pulsar sobre él.

LA IMPORTANCIA DE LEER EN CASA