sábado, 25 de enero de 2014

Preparamos la celebración del Día de la Paz



Como todos los años, nos preparamos para celebrar el Día de la Paz el 30 de enero.

Esta semana los niños de Infantil 5 años y yo hemos estado hablando sobre lo que significaba la Paz para nosotros. Lo primero que me comentaron fue que era algo que se celebraba todos los años.

En una ronda de preguntas sobre qué significaba La Paz para ellos, cada uno ofreció su interpretación personal. Apunté lo que salió de ellos. Todo esto para averiguar sus ideas previas, pues fue nuestra primera aproximación:

"Se trata de estar tranquilos todo el día"
"No hay que empujar"
"Podemos bailar"
"No se pega y no se empuja"
"Nunca pegar, no maltratarse"
"No tirar una taza de café a propósito a otro"
"No pegar"
"No se puede arañar"
"No pegar tirones"
"No tirar al otro de la silla"
"No dar empujones a las mujeres"
"Ni a los hombres"
"No tirar al otro al suelo"
"No se puede escupir al otro"
"No se puede encerrar en la casa"
"No tirar de los pelos"
"No podemos pegar en la cara"
"Dar cariño a todos. Hasta a las niñas".
"No dar empujones"
"No se debe chocar"
"No tirar un plato de arroz"

En principio resulta llamativo su concepción sobre el NO hacer determinadas cosas. Quizás fue la inercia donde unos empiezan a copiar los unos a los otros.

Luego pregunta Natalie: "Seño ¿existe la PAZ MUNDIAL?"

A lo que Ramón contestó enseguida: "SÍ EXISTE: QUERER A TODOS LOS AMIGOS."

Pablo Cárdenas apuntó que: "No se puede querer a un ladrón", lo que llevó la conversación a derroteros de los motivos por los que las personas hacen cosas malas.

Realmente supuso una conversación interesante. Ahora todavía queda el trabajo de refinar esta concepción de la Paz y ayudar a que lleguen por sí mismos a sus conclusiones de forma un tanto más amplia.

Además de ello, tenemos en la web del colegio un enlace dedicado a trabajar el Día de la Paz. Cantaremos dos canciones de Antonio Flores y de Gisela acompañándonos de lengua de signos, de forma que también trabajamos otras formas de comunicación y otras formas de entendernos con personas que tienen dificultades para hacerlo escuchándonos. Así entienden otras realidades (que algunos tienen muy cercana pues alguno me habló de su abuela que no oía) y otras vías para acceder y entender esas realidades.

Os dejo un vídeo de un miniensayo donde un pequeño grupo canta mientras hace los signos ¡y sin música de fondo!


Y en una de nuestras actividades libres, a Marina se le ocurrió escribir por su cuenta el estribillo de la canción sin ayuda ninguna.