domingo, 8 de septiembre de 2013

Proyecto Gusanos de Seda IV - Silkworm work project IV

viniendo de la entrada anterior, ya llegó el momento en que los gusanos comenzaron a segregar seda y a formar sus capullos. Era emocionante ver cómo se enroscaban sobre sí mismos y construían su "refugio de descanso" en unos días. Y cada vez eran más los que iban uniéndose.

Fue curioso observar que algunos lo hacían de color amarillo y otros de color blanco.


A medida que iba habiendo más, la seño decidió colocar los capullos tal y como lo hacen en los mariposarios. Esta foto es del Mariposario de Benalmádena y los capullos y crisálidas son de distintos tipos de mariposas y polillas:



Los pusimos en un corcho blanco, y comenzamos a hacer un registro de observaciones donde anotábamos cuántos días pasaban desde que apareció el primer capullo, por un lado, y por otro, en qué medida iba aumentando el número de capullos, pues cada día se formaban más.





En la primera ficha lo que hacían era poner los números de días que pasaban: 1, 2, 3...

Y en la segunda, que era bastante más difícil, tenían que registrar en una tabla de doble entrada a modo de barras el número de capullos que había. Cada día: tal número de capullos. Y para más dificultad si cabe, los capullos no eran una decena, sino que llegamos a tener más de 30 ¡nos salimos de la gráfica!

Por supuesto que algunos niños lo cogían con facilidad y otros con menos. Lo bonito era ver cómo iban progresando mientras se ayudaban unos a otros.




Al final eran tantos capullos que los cambiamos de sitio y recolocamos todo de nuevo. ¡Y empezaron a salir las primeras mariposas! Nosotros contamos 15 días (hubo algún fin de semana que nos pasamos apuntar, con la realidad rondará entre los 15 y 20 días. Hay que estimar también los márgenes de error en estos estudios ;-)


Lucía S. nos cuenta el ciclo del gusano de seda:


Estas son algunas imágenes que observamos en el proceso, entre otras muuuuchas cosas:


Y ya comienza el ciclo de nuevo: las mariposas se reproducen juntándose un macho con una hembra y poniendo ella después los huevos. Como bien dijo Lucía, luego las mariposas mueren y de los huevos saldrán gusanos nuevos.


Bueno, recalcar que en realidad no son mariposas sino polillas: mariposas nocturnas.

Aquí tenéis un enlace con información sobre el cuidado de las orugas de la seda:
Manual casero para la cría de gusanos de seda.

Y así terminamos nuestro pequeño proyecto sobre las orugas de la seda. Espero que os haya gustado. Os dejo imágenes de cómo quedó adornado nuestro pasillo: